16 sept. 2010

PHOTOCALLS. CADA UNO LO SUYO.

Nota de solicitud de fotógrafo en cualquier diario: "Mañana 12.30 h entrevista con "mengano" Hotel X". Hasta aquí todo normal. Un trabajo más donde imaginas el deber de hacer una imagen digna de entrevista en algún lugar del hotel más o menos decente, donde el personaje te concederá como mucho un par de minutos y donde habrá que agudizar el ingenio para conseguir un retrato decente que publicar. Pero la sorpresa esta al llegar al lugar. Una sala del hotel repleta de redactores, fotógrafos y cámaras delante de un inmenso panel publicitario de la marca de turno, con un taburete o sillón, en su defecto, que espera la llegada del crack. Una vez más el llamado "pesebre" entre la profesión. Un speaker presenta un nuevo videojuego, unas zapatillas o una nueva camiseta. Al momento desde la trastienda aparece el deportista y se sienta en la butaca. Unas preguntas del presentador, unas cuantas alabanzas del producto en cuestión y fin del acto, después de las fotos de rigor, donde el invitado se pone la camiseta, sujeta las zapatillas o bien juega un poco al videojuego en cuestión. Luego algunos de los medios invitados tienen la suerte de poder hacerle algunas preguntas en privado al deportista, todo un detalle del patrocinador. Otra sala más pequeña junto a la del evento, esta vez con dos sillas o sillones, una para el redactor y otra para el jugador. Quizás ahí también pueda entrar el fotógrafo, pero otro gran panel de publicidad protege al protagonista, no sea que alguien pueda sacarle un plano o una foto fuera de contexto y no aparezca la marca. En fin toda  una escenificación digna de la mejor escuela de publicidad donde la tarea del fotógrafo encargada: "foto-entrevista" ha quedado minimizada a la foto del sujeto con un objeto publicitario. Pues bien, entiendo que las marcas convoquen a la prensa para presentar su producto y que el reclamo de una estrella deportiva sea el cebo perfecto para salir en todos los medios, el jugador contento la marca también, incluso el redactor consigue unas palabras fuera de la presentación del contenido periodístico que le interesa. Pero... ¿Qué se ha llevado el fotógrafo? quizás una bolsa  con una camiseta, un boli o que se yo, pero ninguna foto digna de entrevista. Quizás deberíamos plantearnos el papel del foto periodista en todo este tinglado, todos contentos menos el fotógrafo. En estos casos casi sería mejor que el departamento de comunicación pasara las fotos a todos los medios y ya esta, aunque de esta forma os preguntaréis... ¿necesitaran fotógrafos los diarios de aquí unos años? Creo que todos, marcas, redactores y fotógrafos deberíamos esforzarnos por intentar que cada uno tenga lo suyo, pueda hacer su trabajo y cumplir sus objetivos. Que el anunciante consiga la repercusión mediática de su producto, el redactor su entrevista y el fotógrafo la foto.

Esta es la imagen de entrevista que pudo conseguir el fotógrafo Enric Fontcuberta del diario AS en la entrevista que publicó su diario aprovechando un acto de presentación con David Villa como protagonista. ¿No me diréis que la foto reune las condiciones necesarias de una buena foto de entrevista? Dicho por su autor: "Es lo que hay. si quería una foto de entrevista debía ser con la publicidad de fondo"

No hay comentarios: